viernes, 9 de abril de 2010

En la medida en que uno puede ver y vivir más allá de si mismo, muchas cosas maravillosas resultan posibles. Al trascender tu ego, la preocupación es reemplazada por la compasión y la caridad, el miedo es suplantado por la confianza en vos mismo, la desesperación es largamente superada por el amor.
Vive más allá de las preocupaciones del ego y te sorprenderás por la cantidad de limitaciones que, simplemente, habrán desaparecido.